Como convertir la habitación del bebe en un cuarto infantil

como convertir la habitacion del bebe en un cuarto infantilLa transformación el cuarto del bebe a un espacio infantil, es una tarea en la que debe emplearse la creatividad, tanto para seleccionar los colores, como para cada uno de los detalles, pues en este lugar es que nuestros hijos van a descansar y a pasar gran parte de su día.

Hay muchos muebles básicos del cuarto del bebé que se pueden conservar o sustituir. En caso de cambiarlos por otros nuevos, sea selectivo, que el material sea duradero y puedan ir adaptándose al crecimiento del niño. Debe irse realizando una transición que vaya acorde con el crecimiento de los niños, para que se vayan adaptando.

Puede preguntarle directamente si quiere una cama nueva, y tome en cuenta si sabe bajar y subir con facilidad de la cuna. En caso de que tenga hermanos mayores, es más fácil, pues regularmente quieren el cambio. Una sugerencia es decorar la cama con juguetes, para que se sienta más familiar. Al comprar la cama, que es el mueble principal, verifique que las esquinas de la base sean redondeadas.

Estudie la forma y distancia que hay entre los barrotes de la cabecera y el pie de la cama, de modo que no quepa la cabeza del bebe. Si está dentro de sus posibilidades opte por una cama de infantes, hasta que el niño tenga 5 ó 6 años de edad. Si tiene duda con el estilo, busque en Internet o revistas de decoración.

Cambie los típicos colores de azul, amarillo y rosa, que se utilizan en los cuartos de bebés, pues debe notarse el cambio. Cuando haga la elección del motivo principal tome en cuenta que los niños crecen muy aprisa y que hay temas que pasan de temporada rápidamente. Por este motivo debe buscar algo que le siga gustando al niño aun cuando pasen unos años. Es bueno que le consulte al niño y de hecho le puede mostrar imágenes para que sea el quien decida lo que le gusta. Que el cuarto sea colorido.

Utilice el color como herramienta principal, un cielo raso, entre otros aspectos. Como guía tome las sabanas, un tapiz, o un mueble y a partir de allí guíese para los demás colores a elegir. En caso de utilizar alfombra le sugerimos un color neutro. En cuanto a los juguetes deben estar ubicados en una zona en que el niño tenga acceso a ellos. Los organizadores de clóset son ideales para mantener el orden pues se pueden guardar muchas cosas allí.

La utilización de libreros, puede ser también muy útil, en cuanto al espacio para almacenar cosas. Con recipientes de plástico bajo la cama, se pueden ocultar muchas cosas. Trate de crear una zona de lectura, puede estar formada por cojines o una mecedora junto a un librero. Un área de desorden o manualidades no puede faltar, pues no todo es limpio cuando los niños aprenden.

Para evitar que se ensucien las paredes, se puede colocar un pizarrón en el que se guiará al niño para que dibuje. Puede incentivarlo, plastificando sus creaciones y colgándolas en todo el cuarto a la altura de sus ojos. De ser posible, adorne algún espacio de la habitación con un mural. La iluminación juega un papel de gran importancia, por lo que debe tener precaución en que lugar colocará la iluminación ambiental o general.