Consejos para reducir el sonido en tu apartamento

A veces, para reducir costos en la construcción, los edificios de apartamentos son construidos sin considerar el aislamiento acústico. 
Tú, como inquilino, estás condenado a sufrir los ruidos hechos en el dormitorio de tus vecinos que llegan a tu dormitorio.
 
No tienes por qué vivir con un ruido excesivo que traspasa tus paredes, techo o pisos. No subas más el volumen de tu televisor para no escuchar a tus ruidosos vecinos. Con materiales de fácil acceso y objetos de uso cotidiano, puedes reducir el nivel de ruido y recuperar tu privacidad.
 
Instrucciones
  • Agrega más tela a la habitación del apartamento para ayudar a absorber el exceso de ruido. Cuelga cortinas en las paredes, cubre mesas y aparadores con manteles y coloca mantas sobre el respaldo del sofá y de las sillas.
  • Llena la habitación con más objetos y muebles como bibliotecas llenas de libros, para disminuir el ruido que llega a la habitación.
  • Aumenta el espacio que hay con la pared que compartes con tu vecino. Coloca tu sofá, sillas, bibliotecas, tocadores o la cama contra esta pared.
  • Cubre un piso desnudo con una alfombra para ayudar a bloquear el sonido que viene de abajo. Si tu piso ya está alfombrado, coloca felpudos sobre la alfombra.
  • Aplica pintura para aislamiento acústico sobre la pintura del techo, para ayudar a minimizar el ruido que viene del piso de arriba. La pintura para aislamiento acústico se encuentra disponible en la mayoría de las pinturerías comerciales.
  • Las alfombras de pared a pared son la mejor y la única forma de reducir los ruidos en un apartamento, pero para algunos inquilinos y propietarios esto puede ser muy caro. Si en tu propiedad pones alfombras de pared a pared, cuanto más espesa sea y más acolchado tenga, más reducirá los ruidos.
  • Cubre las ventanas con cortinas a prueba de ruido. Son cortinas gruesas diseñadas para reducir los ruidos. Aunque son más caras que las comunes, cortan la contaminación auditiva y no sólo reducen la cantidad de ruidos que entran, sino que también reducen el que sale.
  • Instala barrales en la puerta principal y cuelga una cortina a prueba de ruidos. Esto evitará que los ruidos entren o salgan por esta puerta. Si vives en un lugar en el que compartes la entrada o el pasillo, esto puede hacer una gran diferencia en el intercambio de ruidos.
  • Coloca burletes debajo de la puerta principal. No solamente te ayudarán a no perder el calor en el invierno, también reducirá el lugar por donde los ruidos se pueden filtrar.
  • Reemplaza las puertas huecas por las rellenas. Si eres el inquilino, pídele permiso al propietario.