El contrado de seguros en las copropiedades

el contrado de seguros en las copropiedadesEl contrato de seguros toma auge en las copropiedades, con la promulgación de la Ley 675 de 2.001, al señalar el artículo 15 la necesidad de proteger los bienes comunes en especial contra incendio y terremoto, ello no quiere decir que sea nuevo ya que la ley 182 de 1948 planteaba en su articulo 16 la obligación de constituir un seguro contra incendio y daños de ascensor de las edificaciones sometidas a este régimen.

El seguro se entiende como un contrato solemne, bilateral, oneroso, aleatorio y de ejecución sucesiva, el cual se perfecciona desde el momento en que el asegurador suscribe la póliza. Siendo partes de este el asegurador y el tomador, según lo establece el Título V, capítulo I, del Código de Comercio.

La propiedad horizontal ha tenido limitaciones económicas para la obtención de pólizas que le permitan proteger sus bienes comunes, en especial como consecuencia de los altos costos que tienen los seguros en nuestro país, como consecuencia del incremento de las primas de seguros por efecto de la situación social que actualmente estamos viviendo y de fenómenos naturales, cuya incidencia en las construcciones se puede reflejar en hechos como los desastres ocurridos en el eje cafetero colombiano. Esa situación obligo a las empresas aseguradoras a reestructurar las pólizas que estaban ofreciendo, ya que en muchos casos los riesgos no estaban totalmente cubiertos. La situación vivida en el eje cafetero trajo muchas enseñanzas a las empresas de seguros, muchas de las cuales ajustaron sus productos para poder afrontar este tipo de situaciones, con un consecuente incremento en el valor de las primas.

El mercado colombiano ofrece diversas pólizas dirigidas a la copropiedad, algunas han fracasado por desconocimiento de la situación real de las copropiedades, otras han tenido mas cuidado en el diseño de productos que satisfagan las necesidades de los edificios y conjuntos sometidos al régimen de propiedad horizontal. La decisión de los seguros se ha presentado a las asambleas de manera inadecuada, pues se recurre a la búsqueda de ofertas económicas, desconociendo de fondo el contrato, los alcances, las limitaciones, etc. Es claro que el interés de toda asamblea es reducir los costos de administración, pero esta decisión debe estar acompañada no solo de la información de los costos de la prima, sino de información mas precisa, con el único interés de que la escogencia de la póliza se dirija a cubrir los riesgos de la copropiedad, así como a evitar procesos de responsabilidades en contra de quienes tomaron la decisión, ante posibles situaciones riesgos.


Las pólizas de seguros han incorporado elementos adicionales como la asistencia, con el fin de brindar mejor atención a las copropiedades en asuntos particulares que puedan afectarla, es por ello que en muchos casos se ha incluido esta asistencia, la cual en cada caso varía, según las condiciones preestablecidas por la compañía de seguros. Un elemento adicional es el paquete que ofrece cada compañía, en algunos casos son diferentes productos que se agrupan y en otros es el resultado de diversos procesos que han culminado en el diseño de un paquete dirigido a este segmento, con condiciones particulares. En materia de seguros existe conceptos errados entre los propietarios de unidades privadas, incluso entre los mismos asesores de seguros. Es frecuente encontrar personas convencidas de que este seguro protege mas allá de los bienes comunes, lo cual no es cierto ya que este se circunscribe, como lo señala el artículo 15 de la Ley 675 de 2.001, a bienes comunes susceptibles de ser asegurados.

La necesidad de proteger la totalidad de los bienes patrimoniales de una persona, deberá contemplar el aseguramiento tanto de los bienes comunes como de los privados, señalando igual cuidado con el seguro que se cancela con el crédito hipotecario, el cual en muchos casos solo cubre la obligación. EL pago fraccionado de la prima de seguros no afecta para nada la unidad del contrato, ni los amparos individuales. El contrato puede ser revocado de manera unilateral, para lo cual será necesario comunicación escrita dirigida a la otra parte, en ambos casos habrá devolución de las primas dejadas de devengar.