La contabilidad administrativa en el control administrativo

la contabilidad administrativa en el control administrativoLa época actual se caracteriza por la complejidad económica en la administración de los recursos, que tanto a nivel macroeconómico como microeconómico son escasos, lo que exige efectividad y eficiencia de los profesionales comprometidos en la administración a fin de lograr un uso optimo de los insumos.

Ellos puede lograrse cuando se aplica la filosofía del mejoramiento continuo, que no es otra cosa que la cultura de la calidad total que tiene como propósito esencial eliminar todo aquello que no alcanza los estándares de tal manera que se suprima todo lo que permite competir satisfactoriamente. Para lograrlo se necesita un sistema de información basado en la estadística que muestre dichas desviaciones, lo que implica la necesidad de contar con un buen sistema de control administrativo que propicie el mejoramiento continuo. Por lo tanto, el control administrativo debe ser el proceso mediante el cual la administración se asegura de que los recursos son obtenidos y usados eficiente y efectivamente, en función de los objetivos planeados por la organización. La información que proporciona la contabilidad administrativa puede ser útil en proceso de control desde tres puntos de vista:

1. Como medio para comunicar información acerca de lo que la dirección desea que haga.

2. Como medio de motivar a la organización a fin de que actúe de la forma mas adecuada para alcanzar los objetivos empresariales.

3. Como medio para evaluar los resultados, es decir, para juzgar que tan buenos resultados se obtiene.

La contabilidad administrativa es necesaria para obtener mejor control. Una vez que se ha concluido una determinada operación, se deben medir los resultados y compararlos. El control administrativo efectúa a través de los informes que genera cada una de las áreas o centros de responsabilidad, lo cual permite detectar síntomas graves de desviaciones y conduce a la administración por excepción por parte de la alta gerencia, de tal modo que al manifestarse alguna variación, pueden realizarse las acciones correctivas necesarias para lograr efectividad y eficiencia en el empleo de los recursos con que cuenta la organización. En los países en desarrollo, entre mas difícil es la economía, mas actual es el principio administrativo “sistema que no se controla, sistema que se degenera”; de ahí la relevancia de esta función.