Claves para la ejecución exitosa

claves para la ejecucion exitosaAunque la ejecución depende de muchos factores, hay diez variables que deben ser tenidas en cuenta de forma imprescindible para asegurarse el éxito:

1) Fijar límites temporales claros a cada etapa: el primer paso es ponerse límites en cada una de las etapas típicas de la gestión.

Esto supone que fijaremos un plazo para pensar sobre la situación, otro para planificar, otro para implementar y otro para controlar. Y debemos ser rigurosos a la hora de cumplir ese plazo. A veces si no hay una amenaza externa muy evidente, tardamos más tiempo del requerido en la planificación y nos perdemos en revisiones de estrategia con el fin de intentar cerrar nuevos flancos, pero hay que obsesionarse menos por la perfección y comenzar a implementar. Es básico imponerse un sentido de urgencia y no perderse en la perfección.

2) Objetivos claros y compartidos: es fundamental fijar unos objetivos que expresen claramente cuál es el fin que perseguimos, que sean concisos y que permitan ver claramente al equipo dónde hay que llegar. Y todo esto hacerlo de forma compartida con las personas, tanto en su fijación como en su comunicación posterior.

3) Funciones claras: cada miembro del equipo debe saber lo que tiene que hacer, lo que se espera de él, los recursos que se le darán y la recompensa que recibirá.

4) Fijación del alcance de las acciones: supone que el equipo ha de tener muy claro cuál es el entregable, con qué productos y servicios tienen que trabajar, el límite temporal y geográfico, los shareholders y stakeholders con los que deben relacionarse, los clientes y las áreas internas que participan

5) Aplicar el estilo de dirección adecuado en cada etapa: en la implementación nos encontraremos con fases donde el equipo necesita dirección (sobre todo al principio), luego necesitará entrenamiento, después integración y más tarde será tan productivo que solo necesitará delegación.

6) Comunicación y feedback continuo: hay que establecer flujos claros de comunicación con todas las áreas implicadas y dar feedback a los miembros del equipo para que tengan idea de cómo van implementando todo.

7) Fijar hitos, controles y banderas rojas: es importante que el equipo maneje metas temporales en el camino al objetivo y que responda por ellas, para que sienta una cierta sensación de urgencia.

8) Recordar las prioridades: a veces la implementación abre nuevas vías de desarrollo y nuevos problemas que tienen la capacidad de desviarnos de nuestro camino. Es importante recordar al equipo dónde se debe centrar.

9) Tenacidad y perseverancia: como habilidad personal destacable, el directivo debe ser perseverante y tenaz para sacar adelante el proyecto a pesar de las barreras internas y externas

10) Confiar en los demás y pedir la ayuda: es importante que en toda la implementación busquemos aliados en la organización que sean impulsores de la implementación; pero también es importante no tener miedo a exponerse y solicitar ayuda a los demás.

Como hemos dicho, existen muchas más variables que afectan a la implementación, ya que su éxito está en cuidar muchos y pequeños detalles que afectan desde al modo en que nos organizamos, hasta las funciones a desarrollar y la relación con el equipo y con otras áreas. Sin embargo, estos diez puntos son básicos para que esa ejecución sea fructífera.