Guía práctica para efectuar el cierre contable

guia practica para efectuar el cierre contable1) Hacer un balance para comprobar las sumas y los saldos al cierre del ejercicio contable, que suele ser el 31 de diciembre, lo que devuelve si la contabilidad está cuadrada o no.

Luego de este primer paso, si se halla algún error es necesario resolverlo antes de continuar. Cuando se utilizan programas informáticos, conviene comprobar que los descuadres sean reales y no, producto de problemas técnicos;

2) Revisar una por una todas las fichas del libro mayor para asegurarse de que no haya fallos en la contabilidad, tales como haber olvidado olvidar abrir una cuenta de amortización, haber ingresado algún valor incorrectamente o que los saldos no coincidan;

3) Se debe realizar el ajuste de las cuentas que pueden modificar el resultado del beneficio contable. Las cuentas que se debe analizar son: existencias, inmovilizado, provisiones para gastos y riesgos, deterioro del valor de los activos, ajustes a causa de periodificación, operaciones que hayan sido imputadas al Patrimonio Neto, amortizaciones;

4) Habiendo completado el paso 3, ya es posible conocer el resultado antes de impuestos, o sea, la resta de los gastos contables a los ingresos contables. Pero para dar con el resultado fiscal es necesario realizar ciertos ajustes establecidos por la Ley del Impuesto de Sociedades (dicho impuesto se calcula multiplicando el tipo de gravamen por el beneficio del ejercicio).

Ya estamos en condiciones de realizar el cierre del ejercicio; en otras palabras, los cuatro pasos descritos anteriormente permiten regularizar y cerrar el año actual, y abrir un nuevo año contable. Es muy importante tener una copia de seguridad de toda la información, ya sea que se utilice en medios informáticos o en papel.

Si bien existe un gran número de herramientas informáticas especialmente diseñadas para asistir a los contadores en la realización del cierre del ejercicio, así como en el pasado no había alternativas al papel, un buen manejo de aplicaciones de hoja de cálculo permite automatizar la actividad sin necesidad de adquirir un programa específico. Sin embargo, uno de los riesgos de confeccionar nuestras propias tablas es que podemos pasar por alto algún elemento fundamental para la contabilidad, y generar errores que salgan a la luz a largo plazo.